Jueves, 19 Julio 2012 00:09

Palabras del Padre Jorge Ojeda, instante de ir al encuentro de la Virgen de Itatí, el día 15 de julio a las 15:10 hs

Ella vive por y para nosotros, cuanta cosas madre traemos en nuestro corazón, traemos en nuestras manos, cuantas preocupaciones venimos a compartir, te venimos a decir que te amamos y que queremos vivir como hermanos. Te venimos a decir que te necesitamos porque nos sentimos solos y agobiados, necesitamos ser una nación. Una nación donde se viva con unidad, en paz, en respeto, en solidaridad, en una sociedad donde lo más importante sea el hombre, venimos a profesar nuestra fe, te venimos a decir que es posible una sociedad mejor.

Te venimos  a decir que es posible que vivamos en un país donde se defienda la vida, donde no se mate a inocente, donde se cuide la vida de los ancianos, donde se cuide el futuro de nuestros niños, de nuestros jóvenes, de nuestros trabajadores, donde nadie tenga que trabajar por un plato de comida. Que cada uno gane dignamente el pan cotidiano para vivir como hijos de Dios. ¡Viva María de Itatí! ¡Viva los peregrinos! Cien metros nos separa de ella, cien metros nos separa de él, la Cruz de los Milagros, acompaña a nuestra madre, dos símbolos de la fe correntina. María de Itatí y el madero de los milagros. Que signos tan fuerte que tenemos los correntinos. Como dejarnos vencer por el odio, como dejarnos vencer por el egoísmo, como dejarnos vencer por la corrupción, si le tenemos a ella que es nuestra madre, a él que es nuestro hermano, Jesús y al él que es nuestro padre Dios, y nosotros todos bautizados, decimos que creemos, demostremos con nuestras obras que realmente creemos. Digamos no a la corrupción. Digamos no al asesinato. Digamos no al pecado en nuestra vida. Hagamos una acción de fe, que ese esfuerzo vale la pena. Que esta demostración de fe de su fruto ya y ahora, en un cambio de mentalidad, en una nueva sociedad, en un nuevo pueblo, donde en lugar de pelearnos vivamos por amor y para la caridad. ¡Viva María! Gracias Jesús por darnos a María. Gracias Jesús por entregarte a la vida. Gracias Jesús por tu resurrección. Gracias por tu amor, por tu perdón, por tu reconciliación ¡Viva Jesús! ¡Viva María! ¡Viva la Iglesia Católica! Para que haya una convivencia mejor. Para que podamos mirarnos a los ojos y decir que nos amamos, que nos queremos, que nos perdonamos. Allá esta ella, esperándonos con los brazos para abrazarnos a todos, esperándonos con sus oídos atentos para escuchar nuestras suplicas. Gracias madre, gracias, acá están tus hijos de Itá Ibaté, Berón de Astrada, Posadas de la Argentina, gracias por recibirnos. Adelante.        

Publicidad

el refugio
El Muelle Lateral
COVESA
yvy_vera
La Serena