Lunes, 08 Abril 2013 23:30

No convoca Ricardo Torres, el pueblo de Caá Catí

Lo dijo el Intendente Ricardo Torres en su discurso por los 306 años de Caá Catí

Lunes 08 de Abril de 2013

306 años de historia. Caá Catí es sinónimo de cultura, de tradición, de historia y al hablar de cultura hablamos de grandes poetas, David Martínez, Cancho Gordiola Niella, el profesor Alarcón, que ya no nos acompaña, pero que dejó su semilla a través del grupo literario Pájaro de Tinta. Y hablamos de la historia y como decía recién, hablamos de Chiquillo Esquivel1707. Porqué? Porque 1707 y el 7 de abril es la fecha del fallecimiento de Chiquillo Esquivel.

 Quien fue chiquillo Esquivel, una persona que se dedicó y trabajó mucho por la sociedad, se ocupó de la cultura, se ocupó de la educación. Estamos hablando de 1707 y hoy estamos 2013, la educación ya en ese momento ocupaba un lugar importante en la gestión de ese gran hombre que fue Chiquillo Esquivel y es la figura inspiradora de nuestra fiesta, por eso yo siempre digo son 306 año y más, porque a partir de ese 7 de abril de 1707 son los documentos que nos acreditan para poder festejar la fiesta del pueblo.

No es una fundación, sino que se tomó como fecha, teniendo en cuenta lo que hizo Chiquillo Esquivel por el entonces General Paz, nuestra señora del Rosario de Caá Catí, bueno hoy nosotros lo acortamos que es nuestra señora de Caá Catí y por ahí escuchamos la letra de una canción que habla de las bondades de Caá Catí y yo digo si indudablemente, la gente que se inspiró realmente vio y tuvo la visión de lo que iba a llegar a ser Caá Catí, que puede seguir siendo Caá Catí, pero dependía de nosotros, dependía de la gente turno gobernar este pueblo y mi homenaje para todos aquellos hombres y mujeres que apostaron por este pueblo y que ya hoy no están y también lo que todavía nos acompañan, pero todos somos partes de la historia de Caá Catí                   

A nosotros nos tocó del 2001 al 2013 trabajar, trabajar, eso fue la consigna. Recuerdo que un periodista me decía si que iba hacer y siempre fue contundente la repuesta, firme, trabajar. Terminó la época de las promesas, cuantos de nosotros habrán escuchados discursos elocuentes, y nosotros aplaudíamos. Pero hoy los tiempos nos dice basta de discursos, hay que apostar a la realidad, el contacto con la gente y del contacto con la gente nace las necesidades del pueblo, de los barrios o de los parajes y hablo de barrios, de parajes porque conozco todos los barrios de mi pueblo, todos los parajes del departamento de General Paz y la presencia municipal siempre estuvo de una u otra forma junto a esa gente. Tal vez a veces un poco olvidada, por la distancia, por no poder llegar a Caá Catí a hacer sus reclamos.

Pero hoy estamos gracias a Dios y la Virgen del Rosario de Caá Catí que me dio esta oportunidad de brindar un servicio. Porque hoy los gobernantes tenemos que estar al servicio de nuestra gente. Coincidencia ¿no? Con el eslogan de la gestión municipal en los primeros años “Al servicio de la Gente” No al servicio de la gente que está en el gobierno y para sus familiares, ya terminó y la gente realmente ya no aprueba esas cosas.

Hace poco tiempo, hace pocos días veíamos en la televisión. Tenemos que aprender de lo que vimos, de lo que ocurrió, en parte de nuestra Argentina, donde los funcionarios se tiraban unos a otros las culpas. No, acá tenemos que, como dice el chamamé juntarnos y arremangarnos compoblanos, al que le toque estar. Ya sé que nos cuesta un montón acompañar, pero tenemos que hacer, no por nosotros, sino por el bienestar de nuestro pueblo.

En todo este camino, iniciado en el 2001 a la fecha, puedo decir que me siento más que realizado. Mi pueblo me ha acompañado en un montón de oportunidades, y para mi eso tiene mucho significado y ustedes saben, que soy un docente, de donde vengo. Y por eso digo siempre que doy gracias a mi pueblo por haber confiado en mí en varias oportunidades. Eso no lo voy olvidar nunca y hoy junto a un grupo de amigos compartíamos un almuerzo y realmente, sentía una gran emoción (son unos amigos de Corrientes, que están acompañando aquí, que querían venir a Caá Catí. Bueno compartieron con nosotros al mediodía, estaban muy contentos. Ellos los dicen. Como me decía unos de ellos “tenemos que ver para creer”).

No puedo,  y aunque sea muy  reiterativo no podemos tapar el sol con la mano. No podemos dejar de ver lo que está. Hoy evaluamos por lo que está, no por lo que dicen…Porque del hecho… al trecho. Este año es muy particular. Pero tengo que destacar también el acompañamiento del gobierno provincial, del gobernador, de Ricardo Colombi, del Vice gobernador, que hoy nos acompaña, siempre junto a Caá Catí y esa es la forma de que nuestros funcionarios tienen que acompañar, y así también nosotros los intendentes tenemos que estar en el barrio, en los parajes, en las zonas rurales. No solamente creer que estamos atornillado en un sillón del cual nadie no nos puede sacar.

Tenemos que estar con la gente y de ellos nacen las necesidades. Yo agradezco la presencia del Vice gobernador (ya sé que él no le gusta) pero él es el responsable que este año hayamos tenido un verano sin pirañas. Y yo decía en una entrevista que me hacía, que raro que la gente no haya dicho, solamente dicen cuando están mal las cosas. Pero está bien, acepto, son la regla del juego. Pero tenemos que ser consciente, realista. Y bueno sea quien sea, tenemos que decir lo que esta bien y también decir lo que está mal. Porque no somos perfecto. Tal vez he cometidos tantas equivocaciones, pero también hubo muchos aciertos y hoy es Caá Catí, Caá Catí en los grandes eventos, Caá Catí en el deporte, Caá Catí en el turismo y eso tenemos que rescatar queridos compoblanos, lo bueno, la trascendencia de nuestro pueblo.

No acostumbro en estos eventos, en estas conmemoraciones señalar todas obras que se hicieron y la que se van hacer y vuelvo a repetir con recurso municipales y con ayuda por supuesto del gobierno de la provincia, pero la iniciativa siempre la dimos y siempre quisimos compartir con el gobierno provincial.

No es mi costumbre como intendente pedir todo, o sino no tiene ningún valor para mí. Entonces en estos 306 años querido Caá Catí, sigo soñando, porque si no soñamos prácticamente el hombre no tendría razón de vivir.

Yo sigo soñando por un Caá Catí mucho más grande, sigo soñando por tantas cosas que nos hacen faltan, pero tanta cosas también tenemos y en esto momento en nuestro país está en una profunda crisis, tenemos que ser nosotros los pueblos más chico, ser los sostenes, de este año que va ser difícil electoralmente. Pero no hablemos de eso, la gente hoy sabe lo que va hacer. Sabe lo que esta bien y lo que esta mal.

Gracias por acompañar, gracia por esta multitud, que ya es habitual en la fiesta de nuestro pueblo. No convoca Ricardo Torres, el pueblo de Caá Catí. Porque esto es de Caá Catí, circunstancialmente me toca hoy conducir los destinos del pueblo, pero ojalá que siempre, esto siga creciendo cada vez más. Los hombres vamos pasando, los hechos van quedando, generaciones nuevas. Pero Caá Catí tiene que estar en nuestra mente, no las personas.

Gracias por acompañar, gracias a todos por venir a compartir con nosotros esta inmensa alegría y para mi tiene una significación especial este acto, es como la primera vez, como aquel 300 años que festejamos en la plaza 25 de mayo y ojalá sigamos haciendo fiestas de esta naturaleza que congregan a la gente.

Tenemos que trabajar todos, la educación es la base, sin educación no vamos a crecer. A todos mis colegas por el esfuerzo que hicieron, sábado, domingo, contra turno, los que no pudieron venir de las zonas rurales, quienes tienen tantas ganas de venir a compartir con nosotros, a todos realmente mil gracias y

Feliz Cumpleaños querida Caá Catí                                                                                                        

 Para ver 23 fotos de la fiesta hacer clic más abajo en galería de imágenes, miniatura gris 

 

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Galería de imágenes

{gallery}1048{/gallery}

Publicidad

yvy_vera
COVESA
el refugio
El Muelle Lateral
La Serena