Lunes, 11 Diciembre 2017 12:51

Juan Carlos Alvarez "Carta al gobernador"

RICARDO

Lunes, 11 de diciembre de 2017

Una vez un periodista me contó que su mayor miedo era la hoja en blanco, no por carecer de cosas para decir, sino porque temía no poder expresar de la mejor manera todo lo que buscaba narrar. Hoy sábado, sentado en la oficina se me vienen muchas cosas ocurridas en estos años junto a un conductor nato, un líder, el Gobernador o simplemente Ricardo, el ser humano.

Deberé remontarme a mis épocas de estudiante para acordarme escribir una carta de puño y letra, en ese entonces a mis padres, ya que el estudio me trajo a esta Capital y ellos permanecieron en Monte Caseros, no había correo electrónico, celulares, chats… eran otros tiempos.

Fueron precisamente esos años de militancia donde tras llegar a los más altos rangos representativos de la Juventud Radical de Corrientes, decidiste convocarme para trabajar a tu lado, no fui el único, José Irigoyen, Pablo Bassi, Angel Vargas, Martin Insfran, Pablo Benítez, daríamos forma al grupo que llamaste “Los Gurises de la Oficina”, acompañados por las más grandes, Alberto Ullón y los hermanos Alicia y el Gringo RodrIguez. Nos sumamos para acompañarte pero había una condición terminante “Estudien, recíbanse y después elijan la profesión o la política, lo más importante es la educación”, nos dijiste.

No eran momentos partidarios buenos, veníamos de un proceso difícil a nivel provincial en el Radicalismo, pero el árbol no tapó el bosque, debíamos trabajar para ratificar el buen rumbo de tu primera gestión. El camino no fue fácil y mucho menos cuando trabajás con un verdadero “animal político” a quien el paso de los años, lejos estuvo de aminorar la capacidad de trabajo y hasta ahora te digo “me llevás 20 años y no te puedo seguir el ritmo”.

Sin darnos cuenta fuimos entendiendo a tu lado el real significado de los valores políticos y sobre todo el cumplimiento de la palabra, no hacía falta un papel firmado, un Si era Si y un No era No.

Historias hay por doquier y repasar las obras y logros me llevarían demasiadas hojas, de eso que se encarguen los diarios y la historia, yo solo pretendo decirle gracias al ser humano, a ese hombre de humor particular pero que también tiene alegrías y tristezas que las dejaba bien temprano en las puertas de Casa de Gobierno para trabajar para el millón de correntinos. No quiero equivocarme pero estoy seguro que me sobran los dedos de una mano para acordarme que hayas dejado de trabajar porque el cuerpo te obligaba a parar.

Solo quienes estuvimos junto a vos sabemos lo que soportabas, las embestidas mediáticas y de lo más oscuro de la política, nosotros también lo sufríamos pero en esos momentos sacaste a relucir una coraza única pero que por dentro contiene a un hombre noble.

Nadie es perfecto, pero solo quien no hace nada, nunca se equivoca y en estos años donde te ganaste el lugar de “El Primer Gobernador reelecto de la historia y el que más tiempo estuvo como mandatario provincial” lo que nadie puede dudar es que no conocés Corrientes, porque visitaste cada rincón y paraje una y otra vez para demostrarnos que no hay correntinos de primera y de segunda, todos somos iguales.

Pero a veces no solo es grande lo que se puede ver y hay cosas más valiosas que hiciste en el anonimato que quizás, algún día los protagonistas lo decidan revelar.

Ya quedan pocas horas para que Gustavo Valdés asuma el más alto honor provincial y con estas líneas intento darte gracias permitiéndome reconocerte Ricardo junto a tu familia por acompañarme y cumplir todos los roles posibles, en la oficina trabajando con el Gobernador, fuera de ella contando con la protección de un padre. Me diste la oportunidad de hacer algo por Corrientes, como Secretario Privado, Coordinador del Tekové Potí o Ministro Secretario General de la Gobernación.

No son las palabras de un poeta o un literario; pero jamás me importó el “qué dirán” y estas líneas solo quieren reflejar tu faceta humana que tuve el privilegio de compartir

Con todo mi afecto

JUAN CARLOS

Publicidad

yvy_vera
el refugio
El Muelle Lateral
COVESA
La Serena